INVESTIGACIÓN Y GESTIÓN ENFERMERA

Carmen Ferrer Armedo, la primer Enfermera Gerente del Hospital de Guadarrama, concede una conferencia a la UNED para hablarnos de investigación y gestión enfermera y esta es mi conclusión sobre su aportación.

Imagen

   INVESTIGACIÓN Y GESTIÓN ENFERMERA

 

EL VALOR DE LA INVESTIGACIÓN PARA LAS ORGANIZACIONES SANITARIAS

 

“¿Es beneficioso para los gestores que las enfermeras clínicas investiguen?”1, esta es la pregunta con la que Carmen Ferrer Armedo, gerente del Hospital de Guadarrama abre su conferencia para hacernos reflexionar sobre la importancia de la investigación enfermera dentro de las organizaciones sanitarias. Hasta hace poco tiempo la actividad enfermera era valorada por la cantidad de actividades que era capaz de realizar, más que por la calidad de sus cuidados, las organizaciones eran valoradas por ofrecer mayor numero de servicios, las intervenciones enfermeras estaban sistematizadas, y las cosas se hacían de forma rutinaria y porque “siempre se habían hecho así” (afirmación muy cotidiana dentro de nuestro práctica enfermera),  sin tener en cuenta que muchas veces más no significaba mejor, pero esta situación está cambiando, y está cambiando porque la sociedad está en cambio, hasta ahora hemos vivido en una sanidad paternalista y autoritaria, donde el paciente era básicamente informado y no se le daba la oportunidad de opinar, participar e incluso decidir sobre sus salud, en la actualidad, estamos pasando a una sociedad más implicada en su salud y por supuesto más participativa, donde los pacientes están mejor informados de sus problemas y de sus posibles tratamientos, alternativas o soluciones.

Imagen

Debido a esta situación que estamos experimentando, son los propios pacientes los que nos demandan mayor  calidad en los cuidados profesionales, puesto que para los cuidados no profesionales ya están ellos para realizarlos. Cada vez más, los pacientes son partícipes de sus problemas, están mejor informados y exigen una atención rápida, eficaz y de calidad, es por todo esto que la enfermera como prestadora de cuidados profesionales debe buscar la mayor calidad asistencial posible para sus pacientes,  ya que el cuidado efectivo es el que aporta solución a los problemas del  paciente o comunidad, el que se adapta a cada caso en particular, el que busca una continuidad en los cuidados y sobre todo el que abarca el problema de forma integral, contemplando todos los problemas como un todo dentro de la persona y que afecta a la persona en todas sus dimensiones.

 

Ante esta nueva demanda de cuidados, las enfermeras deben preguntarse en su práctica habitual si los cuidados que están prestando son los indicados, si realmente están mejorando el problema que presenta el paciente y si pueden ser mejorados estos cuidados, y para poder dar respuesta a estas preguntas la enfermera ha de utilizar una herramienta adecuada, y esa es la investigación. ComoImagen bien decía la conferencista, la mejores preguntas son las que surgen dentro de la práctica diaria de las enfermeras,las que se hacen los clínicos, los que ven, tratan y valoran un problema o un conjunto de problemas que se presentan en el paciente, esas son las preguntas que nos hacen avanzar hacia la excelencia de nuestro trabajo. Pero para poder introducir la investigación dentro de las actividades rutinarias de las enfermeras clínicas los gestores deben de apoyar y ayudar en la realización de dicha tarea, proporcionándoles un marco adecuado a las necesidades de dichas enfermeras para poder desarrollar la investigación de forma adecuada y satisfactoria.

 

 

 

ELEMENTOS CLAVE

 Carmen Ferrer hace referencia a tres elementos que considera fundamentales para desarrollar la actividad investigadora dentro de las organizaciones sanitarias.

  1. Formación de los profesionales: la formación de los profesionales es la base de toda práctica basada en la calidImagenad, contar con un equipo profesional suficiente, adecuado y bien formado dota a la organización sanitaria de un mayor reconocimiento social, puesto que los pacientes valoran positivamente el abordaje de sus problemas, además profesionales bien formados realizan trabajos más seguros y eso es una gran garantía tanto para el paciente como para la propia organización.
  2. Adecuados sistemas de información con registros que faciliten el trabajo de los profesionales: proporcionar buenos sistemas de información, donde los registros que utilizan los profesionales sean adecuados, van ha permitir que todas las actividades realizadas sobre un paciente queden plasmadas de tal forma que tanto la enfermera como cualquier otro profesional relacionado con el paciente podrán consultar e incluso evaluar si las actividades llevadas acabo con el paciente son las adecuadas, haciéndosImagene preguntas que van ha dar cabida a la investigación. Pero para ello todos los datos sobre los cuidados deben poder ser registrados, tanto los datos objetivos como los subjetivos, dando importancia a todos los acontecimientos sucedidos en el paciente, abarcando todos los problemas de forma interdisciplinar, donde enfermeros, médicos, psicólogos, fisioterapeutas, y demás profesionales sanitarios puedan registrar de forma adecuada y útil todas sus intervenciones. Como registro adecuado contamos con la historia clínica, la cual es una herramienta muy válida para darnos información relevante con respecto al paciente, para ello las historias clínicas deben ser, en primer lugar del paciente, adecuadas al paciente y con información relevante, tanto objetiva como subjetiva, donde se registre de forma interdisciplinar sobre todos los aspectos relacionados con la salud o problema del paciente, y por supuesto, de forma entendible y legible para todos los profesionales. Estas historias clínicas pueden ser una buena fuente de información capaz de proporcionarnos preguntas que puedan llevarnos a unas respuestas capaces de mejorar nuestra práctica clínica, de ahí la importancia de disponer de registros adecuados.
  3. Gestores implicados con los profesionales: son los gestores sanitarios los que deben proporcionar medios y ayudas a los enfermeros clínicos para que puedan desarrollar su labor investigadora. Para ello los gestores deben saber trasladar a los profesionales que la investigación no es una carga, que hay maneras de estructurar el tiempo dentro de la jornada laboral para hacerse preguntas y pararse a pensarlas, debe ser el gestor el que proporcione esta estructura temporal en conjunto con la participación de los profesionales para poder valorar en que momento se puede deImagensarrollar este trabajo y que ayudas necesita para poder llevarlo a cabo. El gestor debe transmitir a los profesionales que la investigación no es cosa de personal formado específicamente en investigación, que la investigación forma parte de nuestra práctica habitual y como tal, todo profesional es apto para investigar siempre que considere que hay cuidados profesionales que pueden ser mejorados o simplemente desarrollados de forma diferente, que mediante los cuales podamos incrementar favorablemente los resultados esperados. Pero para que los profesionales sientan esa necesidad dentro de su actividad deben sentir que el modelo de gestión que rige la organización es un modelo participativo y facilitador del trabajo asistencial. “El progreso profesional es sinónimo de calidad de la asistencia. Además si  el colectivo profesional percibe en la práctica cotidiana, el esfuerzo real de las  gestoras/es enfermeras/os, en promover estrategias de avance profesional los cambios positivos están asegurados.”2

 

OPINIÓN PERSONAL

Gran admiración y reconocimiento el que siento por la Enfermera Carmen Ferrer, profesionales como ella me hacen seguir creyendo en la gestión enfermera como eje central de las mejores organizaciones sanitarias, que bajo mi opinión, son aquellas que encaminan su labor hacía unos cuidados asistenciales de calidad, con el objetivo centrado en el paciente, contemplado y valorado como un conjunto inseparable de los aspectos físicos, psíquicos y sociales. Esta valoración del paciente cada vez más amplia en sus enfoques nos está llevando a descubrir necesidades expresadas por los pacientes que antes no eran igualmente valoradas que en la actualidad. Para poder cubrir estas necesidades, los profesionales de enfermería debemos estar en continua formación, y cuando hablo de formación no me refiero únicamente a la curricular, la que realizamos mediante cursos, congresos y demás, que considero que son necesarias y enriquecedoras, pero que no es la formación que realmente va ha dar “alas” a nuestro talento profesional, hay otra formación que para mi es la realmente relevante y que es la formación que adquirimos mediante la investigación y la docencia.

ImagenCuando hablo de investigación me refiero a dar respuesta a todas esas preguntas que nos hacemos en nuestra práctica habitual, investigar puede darse a diferentes escalas, investigar puede surgir de la duda que se presenta al realizar una actividad delegada, puede surgir después de varios días aplicando unos cuidados que finalmente no han dado los resultados que esperábamos, entonces uno se pone a investigar si hay otro cuidado más idóneo para solucionar el problema y por qué esos cuidados que hemos aplicados no han sido satisfactorios, cuando una enfermera, se plantea todo este tipo de cuestiones y consulta fuentes, bibliografías, textos o incluso opinión de otros colegas ya está investigando, esto es algo que hacemos en nuestra práctica habitual, pero no ha existido y me atrevo ha decir que no existe la figura del gestor de enfermería capaz transmitir el significado de la verdadera investigación tal y como es, una actividad cotidiana que todos realizamos de forma rutinaria casi sin darnos cuenta y que si esa gestión de enfermería nos facilitara los medios y la estructura que soportara la realización de dicha actividad, más de una enfermera clínica se aImagentrevería a investigar. Es por esto que los gestores deben asumir la responsabilidad de que exista una comunicación interna capaz de proporcionar un feed-back entre profesionales y gestores que permita mediante la escucha activa, la participación y el reconocimientos de los trabajos realizados, una satisfacción profesional que será el motor motivacional capaz de promover las mejores prácticas asistenciales prestadas por los profesionales.3 Y para la realización de estas prácticas de calidad la investigación debe estar inherente a dichas actividades, proporcionando evidencia científica a los cuidados enfermeros, permitiéndonos realizar prácticas cada vez más seguras y más eficientes, y si estas son eficientes estarán cumpliendo con los estándares más exigentes de la gestión, cuidados de calidad al coste más ajustado y necesario.                                                    

Imagen

 

 

En cuanto a la docencia, los gestores deberían de la misma forma que con la investigación, facilitar a los profesionales los recursos y ayudas que sean necesarios para desarrollar labores de docencia como pueden ser la exposición en congresos, la colaboración con los estudiantes de enfermería o la propia colaboración con enfermeros noveles que prestan sus servicios en un servicio nuevo. Los gestores deberían desarrollar estructuras donde los profesionales interesados en la docencia, dentro de sus actividades diarias puedan ejercer como tal, hay formas y recursos capaces de proporcionar esta oportunidad a coste cero, sólo hay que querer cambiar ciertas estructuras rígidas y sistemáticas por otras más flexibles y dinámicas, adecuadas al momento de cambio por el que están atravesando nuestras organizaciones sanitarias, capaces de dar respuesta a todas estas inquietudes que cada vez están más presentes entre los enfermeros asistenciales.

 

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

  1. Vimeo.com [Internet]España. 2013. Pedro Tamayo. Carmen Ferrer-Investigación. Disponible en: https://vimeo.com/42975528
  2. Ramió Jofre, Ana. Valores y actitudes profesionales. Estudio de la práctica profesional enfermera en Catalunya. Universidad de Barcelona. 5-sep-2005 [internet]. Disponible en: http://hdl.handle.net/2445/43007
  3. Escuela Andaluza de Salud Pública. Consejería de Salud. Junta de Andalucía. Desempeño, hacia una nueva cultura. El papel de los responsables. [Internet]. 2004 [citado 15 de julio de 2013]. Disponible en: http://www.hvn.es/recursos_humanos/desarrollo_profesional/archivos/36_TallerEvaluacionDesempenyoProfesional.pdf
  4. Molina Mula, Jesús. El sistema sanitario: efecto sobre la práctica clínica de las enfermeras. Index de Enfermería [Index Enferm] (edición digital) 2011; 20(4). Disponible en http://www.index-f.com/index-enfermería/v20n4/7541. Php. Consultado el 7 de febrero de 2014

 

 

 

 

Anuncios

ENFERMERAS/OS EN EL PROCESO DE CAMBIO DENTRO DE LAS ORGANIZACIONES SANITARIAS

por Vanessa Nolasco

Las organizaciones sanitarias actuales están sumidas en un continuo proceso de cambio que afecta tanto a sus estructuras, como a la tecnología que emplean, al espacio físico en el que se encuentran y, sobre todo a las personas que la componen.

El CAMBIO se identifica con la diferencia, es decir, se trata de un proceso que intenta transformar, hacer diferente una situación y producir otras nuevas, conseguir nuevas formas de hacer las cosas, de establecer relaciones, de conseguir resultados mejores para los usuarios o los propios profesionales.

Esta claro que todos podemos presentar ciertos miedos al cambio, derivados de los diferencias producidas en los hábitos de trabajo, la falta de seguridad, las cuestiones económicas, el temor a lo desconocido, el predominio del rumor o los problemas de la información. Pero todos estos temores pueden ser canalizados y aliviados mediante estrategias generadoras de confianza, como puede ser la comunicación, la formación, la participación del grupo, el apoyo a las personas y la transparencia.

RUEDAS

Como AGENTES DEL CAMBIO, los gestores de ENFERMERÍA deben cumplir tres funciones principales:

  1. Precursora del cambio, mediante la comunicación y la motivación, existiendo un continuo feedback.
  2. Facilitadora del cambio, haciendo que el proceso del cambio se desarrolle de la forma más oportuna y ausente de problemas, tanto para la empresa como para el grupo y el personal en general.
  3. Evaluadora y de mantenimiento del cambio, identificando los posibles problemas que puedan sobrevenir en el proceso y aportando soluciones inmediatas que no entorpezcan la marcha del cambio.

index.jpg DIRECTIVOS

 

 

TODOS TENEMOS Q APORTAR

Ante esta necesidad de cambio en la que estamos inmersos, la colaboración por parte de todos y el trabajo en equipo facilitará este proceso que al fin y al cabo lo que pretende es una mejora en la calidad asistencial al paciente,  a la vez que un mayor desarrollo profesional del personal sanitario, haciendo que éste tenga mayor sentimiento de pertenencia al grupo y por lo tanto mayor satisfacción profesional.

 

 

 

 

 

 

HACIA UNA GESTIÓN DE ENFERMERÍA INNOVADORA

En la empresa sanitaria moderna, la importancia de las enfermeras como colectivo  y         trabajadores cualificados en un aspecto capital de la atención sanitaria, la prestación de cuidados, es evidente. Por su parte, el papel que cumplen los gestores de enfermería en la empresa actual es variado y complejo, dada la amplitud de sus acciones y de las personas que tienen a su cargo. En los últimos años la situación viene cambiando, por las transformaciones ocurridas en la propia organización de servicios de salud y en el entorno de la profesión de enfermería.

salud-seguros-assor-300x148

La responsabilidad y actuación de la gestora de enfermería tiene que ver con todos los elementos de la organización sanitaria:

Con respecto a la empresa

  • Definición y mantenimiento de normas de actuación, procesos de cuidados y protocolos
  • Definición y control de costes
  • Participación en la gestión de la calidad

En cuanto al personal

  • Asegurar una correcta dotación de plantilla
  • Propiciar ambientes de trabajo adecuados y favorables
  • Gestionar los conflictos
  • Evaluar las competencias y procurar el desarrollo profesional y personal

En cuanto al usuario/paciente

  • Proporcionar ambientes de cuidados favorables
  • Garantizar la calidad de los cuidados enfermeros
  • Actuar como defensora de los derechos

Vanessa Nolasco